LUGARES PARA VISITAR EN SANTA ANA

La ciudad de Santa Ana representa la ciudad más grande del Orange County en el estado de California en los Estados Unidos de Norteamérica. Se localiza a unos 16 kilómetros del Océano Pacífico y la ciudad es atravesada por el Río Santa Ana. Destaca por la cantidad de población mexicana que radica en la zona, misma que representa un 75% del total de la población.

Históricamente fue fundada en el año de 1869 por William Spurgeon cuando las tierras fueron compradas por la familia Yorba, en el año de 1886 la ciudad fue incorporada como municipio y para 1889 se convirtió en el asiento de todo el condado.

Por su ubicación e importancia histórica los lugares para visitar en este destino van desde los más históricos hasta los más modernos. Por ejemplo para conocer un barrio típico puedes visitar el barrio Floral Park, que fue construido veinte años después de la Primera Guerra Mundial, cuenta con casas típicas que van de los años 20 a los años 50, la decoración destaca por ser mayoritariamente floral y estarás transitando por un barrio que mantiene el encanto de la época pasada, tendrás la sensación de viajar a través del espacio y el tiempo.

En esta ciudad se encuentra otro de los lugares más destacados de la región, el Museo del Orange County que destaca por las exposiciones naturales y culturales, su objetivo es restaurar la histórica región del Orange County, además por su importancia representa uno de los museos más visitados del estado de California. Los viajes a esta ciudad también incluyen un recorrido por el Zoológico de la ciudad que abrió sus puertas en el año 1952, entre sus inquilinos se encuentran animales de Sudamérica que cohabitan con animales de otras zonas del mundo, como los lémures, tucanes, iguanas y los titíes. En el Discovery Science Center tendrás un acercamiento de cerca con el maravilloso mundo de la ciencia que se encargará de dejarte con los ojos abiertos ante los más maravillosos descubrimientos científicos.

La ciudad es particularmente visitada durante el verano que es cuando la mayoría de los turistas norteamericanos se dan cita en esta hermosa ciudad, donde el aburrimiento no existe ya que siempre hay algo para hacer y conocer. Además es durante el verano, a pesar de las temperaturas altas, cuando puedes visitar los espacios naturales de la ciudad a la sombra de los árboles y del viento fresco del atardecer. No dejes de visitar los restaurantes locales, en particular las llamadas “fondas” donde tendrás acceso a la más tradicional cocina mexicana que se encargará de deleitar hasta al paladar de los sibaritas más exigentes.

Deja un comentario