LUGARES PARA VISITAR EN OSTRAVA

La ciudad de Ostrava se localiza al norte de Moravia, representa la tercera ciudad más grande de la República Checa en términos de población. Se ubica en la confluencia de los ríos principales y en la desembocadura de la llamada Puerta de Moravia, que en la antigüedad representó un lugar de paso muy importante. Históricamente la ciudad se formó gracias a la presencia de varios campamentos a las orillas del Oder y del Ostravice, la llamada Ruta del Ámbar, más allá de la Puerta de Moravia terminaba justo en este lugar. La tribu eslava de los Holasici estuvo presente en la cuenca de la región desde el siglo X, aunque antes la región estuvo ocupada por los celtas y más tarde por los alemanes.

Durante los siglos XIX y XX representó uno de los lugares que que destacaron como productores de acero sobre la región de Europa Central gracias a la presencia y explotación de sus minas ricas en carbón, razón por la cual ganó el apodo de “Corazón de Acero de la República”.

El viajar a este destino te transporta a una ciudad que destaca por su legado histórico y por la influencia que ha dejado la principal actividad que se desarrolló durante los pasados siglos, aunque fue un gran explotador de las minas, al día de hoy dichas minas se encuentran cerradas, ya que eventualmente generaron daños en la naturaleza. Sin embargo aun se puede visitar el famoso Museo Minero, o el Museo de la Mina Michal, además de la Mina de Extracción Jindrich donde se puede bajar al foso y conocer de cerca lo que fue el proceso de producción.

La ciudad es pequeña y cuenta con las instalaciones adecuadas para que los viajes a través de sus calles sean fáciles y además entretenidos. Con una cantidad total de cinco teatros, diez galerías de arte, cinemas y museos la ciudad se convierte en un importante productor de entretenimiento para los visitantes, sin dejar de mencionar los festivales de renombre como el Janácek’s May, y el Festival de St. Venceslas por nombrar algunos.

Uno de los principales lugares para visitar es el Town Hall, conocido como el Nuevo Town Hall ya que se construyó en el año de 1920 con su sensacional torre de 85 metros, que representa la torre más alta en toda la República Checa. Otros atractivos históricos son la Iglesia de St. Wenceslas, la Catedral del siglo XIX y la Iglesia de St. Catherine.

En la popular calle Stodolní encontrarás los establecimientos más animados para disfrutar de la vida nocturna, con una gran cantidad de pubs, bares y establecimientos donde podrás escuchar música en vivo.

Deja un comentario