LUGARES PARA VISITAR EN NARVA

La ciudad de Narva se localiza al noreste de Estonia sobre la región administrativa de Virumma justo en la frontera con Rusia. Representa la tercera ciudad más grande del país y forma la Comuna Urbana homónima, el río del mismo nombre atraviesa la ciudad lo que le da un toque visual muy particular. Casi el 95% de la población habla ruso como lengua materna, esto debido a la inmigración procedente de la extinta URSS. Durante la Segunda Guerra Mundial la ciudad sufrió graves daños, fue durante su reconstrucción que las autoridades soviéticas prohibieron el regreso de los habitantes originarios de Estonia. La mayoría de la población es seguidora de la Iglesia Ortodoxa de Estonia que se encuentra afiliada al Patriarcado de Moscú, donde uno de los lugares más emblemáticos está representado por la Catedral de la Resurrección, cuya construcción se debe a la población ortodoxa rusa del siglo XIX.

Los principales lugares para visitar de este destino tienen un sello histórico y cultural que ha sido legado de los antepasados como la Fortaleza Hermann cuya fundación se debe a los daneses en el siglo XIII alrededor de la ciudad, que más tarde pasó a las manos de la Orden de Livonia, para un siglo después formar la provincia de la Orden Teutónica. Pedro el Grande intentó asaltar esta fortaleza a los suecos, pero resultó perdedor en la famosa batalla de la ciudad en el año de 1700. Para el 9 de agosto de 1704 los rusos se apoderaron de la ciudad, donde establecieron la fortaleza de San Petersburgo con el objetivo de defender la zona báltica de los ataques extranjeros.

Viajar a esta ciudad te abre las puertas para conocer un destino que ha renacido de las cenizas y es qe debido a los daños generados por la Segunda Guerra Mundial, la ciudad tuvo que ser reconstruida casi por completo, razón por la cual hoy sobresalen el estilo de la arquitectura soviética, donde el Ayuntamiento es el más claro ejemplo de dicho estilo arquitectónico.

Los viajes a Narva incluyen visitas obligadas a sus principales sitios históricos como el Castillo donde es posible conocer su torre y conocer la historia de su construcción, además de un recorrido a lo largo de la historia de Estonia. La Catedral de la Resurrección es otro lugar digno de visitar cuya construccón data de 1890-1896 cuya arquitectura está influenciada por la arquitectura bizantina.

La Galería de Arte de la ciudad se encuentra asentada en un almacén de municiones del siglo XVIII y cuenta con una colección permanente del más clásico arte de Estonia, las exposiciones de arte moderno incluyen tanto el nacional como el proveniente de Europa Occidental, si viajas en mayo, es en el último domingo de éste mes cuando se organiza una fiesta de arte tradicional.

Deja un comentario