LUGARES PARA VISITAR EN MINNEAPOLIS

La ciudad de Minneapolis es la sede del condado de Hennepin en el estado norteamericano de Minnesota. Se localiza al sureste del estado y a las orillas del río Mississippi, a 650 kilómetros hacia el noroeste de Chicago, que a su vez se localiza cerca de la ciudad de Saint Paul, otra de las ciudades más importantes de la región. Saint Paul y Minneapolis, ubicadas a lo largo del Mississippi son conocidas como las Twin Cities o Ciudades Gemelas.

Históricamente antes de la segunda mitad del siglo XIX la ciudad se encontraba en gran manera ligada con la tribu de los Sioux, los nativos americanos establecidos en la zona antes de la llegada de los europeos, quienes arribaron en la década de 1680, destaca Louis Hennepin quien fue el primero en explorar la región por encargo directo de Francia.

El viajar a ésta ciudad te abre las puertas a un tiempo que destaca por ser relajado y tranquilo, donde puedes hospedarte en una posada tradicional y al despertar subirte al kayak para disfrutar de una mañana fresca en el Mississippi, el hospedaje a las orillas del río está diseñado para que tu tiempo sea verdaderamente mágico y tranquilo, a pesar de estar en una ciudad urbana la sensación que tendrás será de relajación total. Una vez que has disfrutado de la naturaleza, puedes iniciar los viajes a lo largo de la ciudad, que te ofrece las últimas tendencias de la moda, lo mejor de la cocina internacional, destaca el Uptown el lugar más visitado de la ciudad, donde se dan cita las mejores galería de arte, las tiendas subterráneas y donde puedes encontrar locales de moda independiente, es aquí donde se encuentran los lugares para que disfrute de la vida nocturna con sus agradables bares y terrazas al aire libre al son de los ritmos locales, que te ofrecen una gran variedad auditiva.

Los habitantes de la ciudad generalmente usan la bicicleta como medio de transporte, para lo que se han adaptado caminos especiales para las bicicletas, incluyendo las calles principales, por lo que puedes rentar una bicicleta y recorrer la ciudad a tu ritmo y haciendo las paradas obligadas, una de ellas incluye uno de los más importantes lugares para visitar en la ciudad, el Museo de Arte Weisman cuyo diseño se le debe al renombrado arquitecto Frank Gehry quien usó ladrillos y piedra arenisca para la fachada, además de hojas de acero cepillado en curvas que se encuentran en la parte frontal del museo y que por sí mismas representan una verdadera obra de arte.

Deja un comentario