LUGARES PARA VISITAR EN HOMEL

Homel es la segunda ciudad más grande de Bielorrusia que se localiza a 282 kilómetros al sureste de Minsk, cerca de las fronteras de Rusia y Ucrania; se encuentra bordeada por el río Soj que termina por desembocar en el Dnieper a una distancia de cincuenta kilómetros al sur. El nombre de la ciudad aparece en las crónicas de la Edad Media, y existen diversas hipótesis con respecto al origen del nombre. Entre dichas hipótesis se dice que la palabra podría venir de una antigua palabra eslava cuyo significado es “ruido”, esto se explica por el ruido de los árboles y por el río Soj. La fecha exacta de la fundación de la ciudad permanece en el misterio, sin embargo es mencionada por primera vez en el año de 1142, razón por la cual dicho año es considerado como la fecha de creación.

Esta pequeña ciudad es considerada una de las más avanzadas en materia educativa, lo que representa bien con los institutos y universidades, instituciones que se ha convertido en uno de los principales centros educativos del país, como la Universidad Bielorrusa de Transporte, la Universidad Técnica y la Universidad de la Música.

Homel es un destino que te transporta a una de las ciudades más antiguas de la región, cuyos sectores principales son los materiales para construcción, maquinaria agrícola, fertilizantes y alimentos. Se trata de una ciudad relativamente moderna, donde encontrarás lugares para visitar que irán desde lo más antiguo e histórico hasta lo más cultural, educativo y moderno.

Viajar a esta ciudad bielorrusa representa adentrarse a una vida cultural particular, y es que a lo largo y ancho de la ciudad encontrarás lugares dedicados a la cultura local, donde destacan los teatros, la Orquesta Filarmónica de Homel, el Museo Regional y las Galerías de Arte.

En el Parque de Homel te espera una superficie de 33 hectáreas con 80 especies diferentes de plantas, en medio de las plantas exóticas podrás visitar la Catedral Ortodoxa de San Pedro y San Pablo, uno de los principales destinos turísticos.

El símbolo de la ciudad está representado por el Palacio del Siglo XVIII representa otro de los principales lugares para visitar, con su majestuosa cúpula de 14 metros de diámetro, que fue destruida durante la Segunda Guerra Mundial y más tarde reconstruida.

Los viajes a esta ciudad bielorrusa no están completos si no se visita el monumento a la liberación de la ciudad luego de la ocupación nazi, el llamado Montículo de la Gloria que simboliza la libertada y la soberanía del país. Otros monumentos para visitar son el erigido en honor a Soukhoi, un notable fabricante de aviones; el de Golovotchev, un aviador y héroe de guerra, así como el erigido al escritor Tourovski Kirill, personaje destacado del país.

Deja un comentario