LUGARES PARA VISITAR EN BEX

La ciudad de Bex es una ciudad localizada en el cantón suizo de Vaud en el distrito de Aigle. Su importancia como ciudad se ha ido manifestando a lo largo de los siglos, es en el siglo XII cuando las fortificaciones y el castillo se erigieron en la región y es cuando destaca su papel como un puesto de avanzada hacia los territorios de Saboya. Para el siglo XVI el cantón de Vaud pasa a formar parte del control de Berna, lo que se mantendría hasta su independencia en el año de 1798, en el año de 1803 se une a la Confederación suiza.

Desde el siglo XIX y la primera mitad del siglo XX la ciudad de Bex comienza a destacar como uno de los lugares para visitar por los europeos cercanos y los tan no cercanos, gracias a sus atractivos naturales e históricos, pero además gracias a su ubicación se ha convertido en un lugar muy accesible que se incluye en los principales recorridos a lo largo de Suiza. Se localiza a 35 minutos de Lausanne, a una hora de Ginebra y a una hora y media de Berna, por lo que los viajes a lo largo de la carretera son la principal elección para los turistas quienes disfrutan además del maravilloso paisaje de Suiza.

Viajar a esta ciudad te transporta a lo largo de sensacionales paisajes, todos variados que te van mostrando un colorido brillante y particular, que entre suelos de yeso y los viñedos se encargarán de aportar un atributo original a tu viaje por la región.

Destacan los lugares para relajarte, los spas son un atractivo interesante gracias a las aguas minerales que están presentes en la región, si estás buscando consentirte en una atmósfera colorida y tranquila entonces Bex es una de las mejores opciones.

Atrévete a sacar tu lado aventurero y toma uno de los recorridos disponibles para adentrarte a las Minas de Sal y conocer de cerca la labor de los mineros en el proceso de extracción, a través de un inmenso laberinto de túneles, pozos, escaleras y habitaciones que se extiende sobre unos 50 kilómetros aproximadamente. Disfruta de una cerveza local en el centro de la ciudad, además de lo más tradicional de la gastronomía sueca. Es una ciudad pequeña y amigable y las opciones de hospedaje son variadas, destacan los hostales y las posadas para que te sumerjas aun más en lo pintoresco y tradicional de la ciudad.

Deja un comentario